Región totonaca

región totonaca

Este perfumado territorio, donde se cultiva la olorosa vainilla, es rico en cultura, naturaleza e historia: conquistará a quienquiera que lo visite. La zona arqueológica de El Tajín alberga imponentes y bellas construcciones prehispánicas; Papantla es un Pueblo Mágico famoso por el ritual de sus aventurados “voladores”; la Costa Esmeralda tiene hermosas playas de aguas verdeazuladas; y el río Filobobos es ideal para los amantes del turismo de aventura. Eso sin mencionar la oferta gastronómica, que lo mismo incluye frescos mariscos (el chilpachole de acamayas es una delicia) que dulces como cocadas o totopos con panela

Actividades

Arqueología

 

Conocida por los mexicas como Totonacapan, el antiguo perímetro de influencia totonaca se extendía desde El Tajín y Papantla, en el norte y vía Xalapa, hasta la sureña Cempoala. Con ciudades de gran magnitud —Xalapa llegó a tener 120 mil habitantes—, esta región es trágicamente célebre por ser la primera que pisó el conquistador español. Cempoala y Tlaxcala marcharían con sus huestes hacia Tenochtitlan y lo demás, como se dice, es historia. Hoy sobrevive agreste El Tajín y en el “lugar de las veinte aguas” vestigios de piedra recuerdan la gloria totonaca.

region_totonaca

   

Ecoturismo

 

Al sureste de Papantla se encuentra la mejor versión del Golfo de México, en las pardas arenas y verdeazules aguas de la Costa Esmeralda. Ahí, desde el pueblo de Tecolutla, se pueden concertar paseos en lancha por el río homónimo y por el estero Lagartos. Más hacia el sur estarán los esteros Tres Encinos y Barra Nueva, ya muy cerca de Nautla. Tierra adentro desde aquí se localiza la reserva eco arqueológica de Filobobos, famoso destino para rafting y turismo de aventura. Si no le apetece descender por los rápidos, la cascada El Encanto justificará su viaje haciendo honor a su nombre.

ecoturismo

 

 

Gastronomía

 

En el Totonacapan la tradición culinaria mana de una cultura antiquísima y de fuerte idiosincrasia. La base de la comida popular es el frijol negro y sus platillos derivados ya sea con alchuchut, con ejote recio hervido, como huatape o en forma de púlakles con pipián, chilchotes, acoyo y sal. Los guisos de gallina, el taxwayahun —un platillo de cerdo—, la carne de monte y el mole de camarón o el de flor de izote complementan la oferta. El mole de guajolote, las patitas de puerco secas y el tamal de pescado se cuecen aparte, pues son las verdaderas joyas de la cocina totonaca.

gastronomia

   

Música y Bailes

 

El huapango —o son huasteco— es el género musical nativo de la zona comprendida por el norte de Veracruz, el sur de Tamaulipas, la Sierra Gorda de Querétaro y partes de los estados de San Luis Potosí, Hidalgo y Puebla. Cada región le aporta un matiz especial, pero esencialmente se trata del concierto de guitarras, jaranas, violines y quintas huapangueras al fragor del zapateado y el canto melódico. De extraordinaria belleza, esta música y su baile manifiestan hondas raíces indígenas, españolas y acaso africanas.

musicaybailes

   

Sitios Naturales

 

En la región totonaca descuellan, por sobre todos los demás atractivos naturales, la bucólica belleza de la Costa Esmeralda y el accidentado discurrir del río Bobos. En la primera nos esperan 20 kilómetros de arena recortados contra un mar de aguas traslucidas hacia el verde, y de ahí su nombre. En el segundo, corriendo ladera abajo desde las cimas más altas de México, un paisaje de gargantas, cascadas y meandros de piedra atraviesan la fecunda flora tropical —y varios vestigios arqueológicos— hasta desembocar en Nautla.

sitios_naturales

 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes