BANCO CHINCHORRO

Banco Chinchorro es el segundo atolón más grande del mundo. Los 70 kilómetros de Chinchorro están rodeados por un arrecife de coral que resulta todo un parque de atracciones para los buzos y fanáticos del esnórquel. Esta parte de la reserva de Xcalak funcionó alguna vez como barrera natural para los barcos —y escondite para los piratas—. Por eso, los buzos que exploran sus aguas, además de la belleza natural, pueden divisar los resultados de los naufragios.

Actividades

Sol y Playa

 

A Banco Chinchorro propiamente sólo se puede acceder de la mano de los pescadores, quienes acampan ahí en temporada para recolectar camarón y langosta. Sobra decir que la visita vale la pena, 22 kilómetros de costa nos aguardan perfilados por sus arrecifes. Desde los pueblos de Mahahual y Xcalak se puede concertar la travesía y encontrar, asimismo, bellísimas playas. Su ambiente, ya hemos dicho, es el de tradicionales poblados pesqueros. En ellos se puede optar por el ecoturismo o por esa relajación sólo lograda con los pies en el mar y la mirada en el horizonte.

paisajemarino

   

Sitios Naturales

 

En el Mar Caribe y frente a las costas de Quintana Roo emerge Banco Chinchorro, considerado uno de los atolones más grandes del mundo. Se encuentra en las inmediaciones de la segunda formación de arrecifes más extensa del planeta y, en fechas recientes, fue declarado reserva natural protegida. Alberga zonas de desove de tortugas caguamas, carey y blancas, y es lugar de anidación y descanso de aves y peces. Sus aguas, se dice, esconden tesoros de la era de los galeones; en los mares no hay lugares tan bellos donde naufragar.

turismo_premium