PALIZADA

Palizada es un pequeño poblado campechano cuya belleza es recuerdo de tiempos mejores. Durante el periodo de popularidad del palo de tinto, utilizado como colorante rojo, y otras maderas preciosas, la ciudad creció y se llenó de casas coloniales de mampostería —que hoy parecen casi de juguete—. Hoy Palizada es un pueblito pintoresco y fuera del tiempo. Por el lado natural, el río Palizada —uno de los brazos del Usumacinta— resulta de enorme atractivo para los visitantes, lo mismo que la Laguna de Términos, donde desemboca el río, y es desde 1994 una área protegida.

Actividades

Sitios Naturales

 

El municipio donde se localiza Palizada, Campeche, es anegado cíclicamente por el río Palizada y sus derivados, el río Viejo y el río Limonar. Estos ramales del Usumacinta corren 120 kilómetros hasta la Laguna de Términos, dividiendo a su paso un vergel de manglares que complementa la vastísima riqueza natural de la zona. Hábitat de múltiples aves y de manatíes, Palizada colmará las inclinaciones ecológicas de cualquier viajero que busque —en el kayak, la pesca deportiva o la natación— esparcimiento y belleza en la observación natural.

paisajemarino

   

Sol y Playa

 

A este pintoresco pueblo campechano el nombre le viene de su antigua ocupación maderera, pues de aquí se exportaba el Palo de Tinte, Campeche o Brasil de histórica fama. Palizada conserva ese aire colonial en la teja francesa a dos aguas, en sus callejuelas y en la sombra de sus portales, invariablemente enmarcados por esa vegetación abundante que gobierna la zona. Siempre generoso, su río homónimo le proveyó incluso de un atípico don, pues justo en el lugar donde encuentra al río Viejo forma una pequeña playa natural. Los lugareños la llaman el Playón.

turismo_premium