Ciudad de México

Todo confluye en esta gran urbe, la más antigua del continente americano: edificios coloniales, vestigios prehispánicos y la vorágine de la vida contemporánea. Su variedad de espacios culturales y de sitios patrimoniales le han conferido su carácter cosmopolita. Sus barrios, todos distintos, ofrecen experiencias bohemias, sofisticadas, divertidas, de aprendizaje y mucho más. Pero conocer el Centro Histórico, donde todo se originó, es sin duda imprescindible. Y en el abanico de posibilidades del Distrito Federal no falta el ámbito rural, cápsulas de paz verde como las que ofrecen paseos por los canales de Xochimilco.

Actividades

Naturaleza y ecoturismo

 

La megalópolis no ha desplazado totalmente el vergel que la vio nacer. Hacia Xochimilco sobreviven los canales y las chinampas de sobrada fama y también la bellísima naturaleza que alguna vez imperó en el valle lacustre. Por las Cumbres del Ajusco los árboles cubren las montañas que circundan la ciudad y se puede asistir a la recuperación de especies como el venado cola blanca y el conejo de los volcanes o zacatuche. En el Desierto de los Leones los amantes de las excursiones encontrarán la combinación de antiguos conventos y bosques tupidos. Y todo esto sin siquiera salir de la ciudad.

turismo_premium

Patrimonio de la Humanidad

 

La ciudad de México cuenta, hasta el momento, con cuatro designaciones como Patrimonio de la Humanidad. En su Centro Histórico —corazón ejemplar de la Ciudad de los Palacios— la opulenta arquitectura colonial descanza sobre las huellas de la antigua metrópoli mexica. En Xochimilco la fabulosa naturaleza original se conserva entre canales y trajineras como una Venecia americana. La Ciudad Universitaria y la Casa Estudio de Barragán son dos joyas —una enorme y la otra íntima— de la arquitectura moderna mexicana y reflejan la creatividad constructora de esta apasionante ciudad.

turismo_premium

 

Tesoros de México

 

La riqueza de esta ciudad va más allá de su condición de gran metrópoli. Su Museo de Antropología rescata la milenaria memoria del país entero. En el Palacio Nacional los murales escudriñan la identidad mexicana y, a su costado, las entrañas del Templo Mayor nos indican que ésta fue, alguna vez, una capital imperial. Fastuosos recintos como el Auditorio Nacional o Bellas Artes presentan lo mejor de las artes escénicas y su constelación de museos resguarda la esencia de la plástica mexicana. Los mexicas y los conquistadores ya lo sabían, esta ciudad es un tesoro en sí misma.

turismo_premium

 

Música, danza e indumentaria

 

Parecerá exagerado pero esta ciudad no tiene límites. Oye toda la música: jazz en garitos, ópera en palacios, mariachi en cantinas, rock en estadios, boleros, clásica, cantos prehispánicos. Baila todos los ritmos: duranguense en rodeos, ballet en proscenios, danzón en jardines, cumbia en salones, electrónica en afterhours. Viste de todas las formas: de huipil o de traje, de guayabera o con sombrero charro, con tacones de moda o con sandalias de cuero y penacho. Singular y gigante, tradicional pero cosmopolita, México es una de esas pocas ciudades donde cabe un país y también un planeta.

turismo_premium

 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes