SANTA CLARA DEL COBRE

Aquí, una olla es mucho más que un utensilio para cocinar. Detrás de ella se encuentra la historia de una ciudad que ha hecho del cobre su identidad, la materia prima de objetos que pueden ir de un simple cazo hasta las más barrocas creaciones decorativas. Aunque existe un Museo del Cobre, con piezas sobresalientes, es mejor visitar los talleres familiares, dentro de casitas blancas con techos de teja roja, para observar la fabricación de cada objeto y conocer las costumbres de los hospitalarios habitantes.

Actividades

Arte popular

 

En Santa Clara del Cobre, Michoacán, el nombre lo dice todo. Desde que los purépechas prehispánicos revelaron el secreto de este metal, pasando por la época de auge colonial hasta su revitalización artística en los setenta, la metalurgia es el timón que dirige al pueblo. Su feria nacional y concurso de cobre martillado dan fe de la destreza técnica de sus artesanos. Revisar la oferta de sus oficios es una experiencia que desafía la razón, ¿quién podría anticipar que objetos tan bellos salieran de tan común metal?

turismo_premium

Comunidades tradicionales

 

Hacia 1910, poco después del segundo incendio mayor y a la mitad de la decadencia de la industria minera, criollos y españoles abandonaron Santa Clara en su hora más oscura. Los purépechas que quedaron se abocaron a salvar lo mismo al pueblo que a la invaluable tradición artesanal que lo destaca. Hoy, en esta segunda edad dorada, 80 por ciento de una población casi totalmente autóctona se dedica a trabajar el cobre, principalmente los hombres. Con sus tradiciones y oficios intactos Santa Clara nos convida el ingenio y la calidez de la cultura purépecha.

turismo_premium

 

Tesoros de México

 

La apacible Santa Clara suena a musical martilleo, huele a fragua, sabe a cobre templado; incluso su vocación prehispánica iba ya hacia los metales. Ironías de la vida, pasó de ser la sede del cobre durante la Colonia a casi desaparecer e incluso cambiar de nombre. Acaso debiéramos felicitarnos de que el pueblo no emuló el destino de Pito Pérez, aquel personaje literario fabulado por Rubén Romero e inspirado en la localidad. Mucha historia y talento se habrían perdido de mantener aquel inútil nombre de Villa Escalante.

turismo_premium

 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes