TZINTZUNTZAN

La zona arqueológica que aquí se encuentra es una mirada a lo que fue la capital de la cultura tarasca. Sus construcciones piramidales contrastan el ex convento franciscano que se encuentra en el la plaza del pueblo, rodeado de olivos que plantó el mismo Vasco de Quiroga. A unos pasos de ahí se ubica el mercado de artesanías, donde artistas locales trabajan la madera; en sus calles también hay talleres de palma, con la que se crean desde figuras religiosas hasta zoológicos completos (con todo y animales fantásticos).

Actividades

Arte popular

 

El trabajo con fibra vegetal es la especialidad de esta localidad y su creatividad se ha desbordado. En el mercado, y si lo que se busca es un amuleto de abundancia, se pueden encontrar los clásicos pescados de petatillo, así como cestería de todo tipo, manteles, objetos diversos e incluso esculturas zoomorfas de monos, caballos o vacas. Textiles con motivos prehispánicos y piezas de alfarería también están disponibles, pero como ya sabemos cada pueblo del lago se especializa en algo.

turismo_premium

Comunidades tradicionales

 

Tzintzuntzan es casi sinónimo de purépecha. Alguna vez la capital de su imperio fue el punto de contacto con el conquistador europeo y es el santuario de su memoria. Sus tradiciones vienen de lejos en el tiempo. La más famosa es el Día de Muertos, por la belleza de los decorados y ofrendas, y por el profundo fervor que engalanan. La Fiesta del Señor del Rescate nos habla del milagro doméstico de un Cristo que crece; su Danza de los Paloteros es algo así como la versión musical de la caída de su reino.

turismo_premium

 

Tesoros de México

 

Alguna vez capital del orgulloso reino que resistió a las falanges aztecas, hoy Tzintzuntzan, la que suena a colibríes, es un pequeño y pintoresco pueblo que mira de frente al lago de Pátzcuaro. En los vestigios de las Yácatas podemos figurarnos quienes eran esos purépechas marciales ?también denominados tarascos? señores del occidente y alquimistas del cobre. Famoso por su Día de Muertos, por su convento e iglesia, Tzintzuntzan es la aventura de lo que fue, cambió y siguió siendo.

turismo_premium

 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes