Tampico

Enmarcado por un imponente puente, Tampico se caracteriza por una arquitectura neoclásica parecida a la de Nueva Orleans, así como por su rica gastronomía. En la calle Juárez hay artesanías apegadas al lema de la ciudad: “histórica y del mar”. El visitante puede asomarse a lugares coloniales como la Plaza de Armas y la Catedral de la Inmaculada Concepción o a estructuras modernas como el Espacio Cultural Metropolitano. Y para los interesados en el ecoturismo, la cercana Laguna del Carpintero es refugio de varias especies de aves.

Actividades

Sol y Playa

 

En Tampico la playa se encuentra por el rumbo de Ciudad Madero y se llama Miramar. A muy pocos minutos del centro de la ciudad se extiende su decena de kilómetros de arena fina y mar amable, en la panorámica del Golfo de México. En fechas recientes, se ha dado impulso a su promoción y cuenta actualmente con mayor infraestructura. Punto de esparcimiento y reunión de la gente del puerto, Miramar complementa su enjambre de sombrillas y palapas con los deportes acuáticos. Indispensables para visitarla son bronceador, hartas ganas de pasarla bien y una sonrisa en la cara.

.

turismo_premium

   

Gastronomía

 

El destino —o la casualidad— dispusieron que fuese la carne la que adoptara el nombre de Tampico en pos de la fama, pero en esta ciudad quien gobierna es el mar. No nos malentienda, la carne asada a la tampiqueña es también deliciosa, es sólo que rellena al horno, en torta o al natural la jaiba se impone. También están el ceviche de lisa, la empanada de camarón y el envuelto de mariscos, o los bocoles con carne de res o de cerdo. Pero resulta por demás discutirlo, en Tampico la jaiba es la jaiba y a uno sólo le queda ponerse a salivar.

turismo_premium