TLAXCALA

san miguel

En la discreta, pero muy hermosa capital del estado de Tlaxcala, los viajeros pueden disfrutar de un ambiente colonial relajado y de una gastronomía que rescata lo mejor de la tierra: maíz, nopal, tomate verde y especies de la región hacen la base de una serie de platillos cuya única línea en común es que todos podrían aparecer en un recetario de comida mexicana: escamoles, huitlacoche, mixiotes, barbacoa, quesadillas y desde luego, mole para los días de fiesta (todo acompañado de unas buenas tortillas recién hechas).

Actividades

Arqueología

 

La de Xicohténcatl Axayacatzin es la biografía del héroe trágico. Se opuso a dos imperios, el hispano y el mexica, y sucumbió en la tensión de estos ideales. La de su señorío rebelde en Tizatlán es su reflejo, ya que también combatió al destino casi en vano. De esta gran capital hoy nos quedan los impactantes altares policromos y poco más, pues como Cartago sería desmontada para erigir estructuras invasoras. Aunque entre guerras floridas y acero toledano la historia de Tlaxcala se ha prestado polémica, el espíritu de Xicohténcatl se respira en Tizatlán como ansias de libertad

bicentenario

 

Arte Popular

Tlaxcala es la meca del arte churrigueresco mexicano. También es hogar del Museo Vivo de Artes y Tradiciones Populares, que presume alebrijes, piezas de talavera, textiles, bastones tallados en madera de huejote y salterios, entre otros objetos dignos de colección. En la Plaza Xicoténcatl se compran artesanías de hoja de plátano y máscaras de huehue (viejo) para las danzas regionales —o para adornar las casas de los aficionados al arte folclórico—. Y Santa Ana Chiautempan, a cuatro kilómetros, es un centro textil que provee de cobertores, colchas y cojines.

patrimonio de la humanidad

 

Gastronomía

 

Los mejores restaurantes de Tlaxcala están en la Plaza Xicoténcatl, eso dicen los expertos. Para asimilar la región habrá que comenzar por la sopa tlaxcalteca —mejor conocida como sopa de tortilla— y seguir con alguna de las dos variantes típicas de pollo: el Tocatlán, al horno y en salsa verde con nopales, o el Calpulalpan, cocido al pulque. El remate hay que dejárselo al amaranto, en agua, nieve o dulce. Si se va en primavera y se tiene el estómago, no hay excusa para no probar los crujientes escamoles.

tesoros de mexico

 

Música y Bailes

 

En Tlaxcala, durante el carnaval, la danza y la música son muchas cosas. Son sátira en aquella cuadrilla de los catrines, donde la burla popular se vuelca sobre afrancesados personajes. En los huehues son la historia, reflejada en la vestimenta de las camadas al sonido de los chicotes. En la de Tonátl son un canto de teponaxtles y chirimías al dios del sol. En la Xochipitzaua una plegaria ceremonial y en la Danza de las Cintas son la belleza infantil de faldas y quexquemes. En Tlaxcala el baile y la música son más que ornamentos, son el libro abierto de la memoria y la herencia familiar.

paisaje rural

 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes