Aguascalientes

De lo primero que le hablan a uno antes de conocer la ciudad, es de lo limpia que es o del equipo Necaxa. Sin embargo, basta poner un pie en Aguascalientes para descubrir que la ciudad ofrece mucho más. Como las ferias: en abril la Feria Nacional de San Marcos con sus conciertos, corridas y el Campeonato Nacional del Charro, y en octubre la de las Calaveras. Pero también vale la pena hacer un recorrido que incluya el histórico Teatro Morelos, la Catedral y el Palacio de Gobierno, o sus cuatro barrios tradicionales: El Encino, Guadalupe, La Estación y San Marcos.

Actividades

Arquitectura

 

Nada narra mejor los 400 años de vida de Aguascalientes que su monumental arquitectura. Las iglesias de San Diego y Nuestra Señora del Rosario, el Palacio de Gobierno con sus murales, el Teatro Morelos y la Casa Terán son sólo algunas de las construcciones hidrocálidas que llaman la atención, porque los cinco barrios originarios que conforman su traza —el del señor del Encino, el de Guadalupe, el de la Salud de San Marcos y el de la Estación—, alguna vez señoríos, hoy se recorren levantando la mirada.

turismo_premium

   

Bicentenario

 

Durante la Independencia, la ciudad fue refugio constante de los insurgentes, quienes en ocasiones retomaron aliento entre sus edificios para continuar la campaña. Y ya en la Revolución, Aguascalientes sirvió de sede para la Convención que lleva su nombre, convocada por Venustiano Carranza en octubre de 1914 con el fin de reunir a los jefes militares con mando de fuerzas y a los gobernadores de los estados. Villa y Zapata sólo accedieron a presentarse en la reunión una vez que ésta se trasladó a tierras hidrocálidas.

turismo_premium

 

 

Charrería

 

Los jinetes del Bajío mexicano llevaron la cultura ecuestre y ganadera a sus últimas consecuencias. Hasta el día de hoy la tradición más añeja dicta un estricto protocolo y rigurosa vestimenta. Tan elaborado y vistoso es el arte del charro que los vecinos del norte replicaron el estilo —muy a su manera— y lo propagaron por el Viejo Oeste. Pero las verdaderas escaramuzas y las diez suertes se presumen mejor en la Feria de San Marcos, en donde cada año se dan cita los más dignos herederos de la charrería.

turismo_premium

   

Desierto

 

Si uno se decide a rodar por el camino hacia el noroeste de la ciudad de Aguascalientes inevitablemente se topará con parajes desérticos y fincas abandonadas. Por aquí atravesaba la arriesgada Ruta de la Plata, parte del Camino Real que comunicaba a Zacatecas con la ciudad de México en los tiempos de la Nueva España. El escenario repleto de cactáceas, animales desérticos y un aire de abandono es ideal para el rodaje de un western. La parada sugerida es Real de los Asientos, una mítica villa minera.

turismo_premium

   

Tesoros de México

 

Sólo para empezar a explicar que la ciudad de Aguascalientes es un tesoro nacional habría que hablar ampliamente de su igualmente extensa arquitectura; de sus leyendas y su herencia histórica; de su Feria de San Marcos, la más grande y variopinta de México; de su acendrada tradición taurina, le guste a quien le guste; de su mercado El Parián, atiborrado de artesanías esperando ser adoptadas; su industria textil, la más importante del país. Aguascalientes tiene mucho que dar y relatar pero hay que llegar hasta allá.

turismo_premium

 

Grupos de Gestión
Agencias de Viajes